Chávez reaparece criticando, militarizando y sin solución

Foto: AVN

Durante una semana todo lo que escuchamos del presidente una vez sumamente activo fue una grabación de cuando registró su candidatura. No lo habíamos visto desde el último Consejo de Ministros que presidió el jueves pasado. Comenzaron las campañas regionales y Hugo Chávez ni siquiera ha hecho acto de presencia en estos eventos. Comenzó la discusión del próximo Plan de la Nación, y nada. Y mientras proseguían las protestas por la inseguridad, la escasez y la falta de contratos colectivos, el presidente permaneció en total aislamiento.

Por fin apareció ayer, cuando participó encadenado en una reunión de trabajo en Miraflores, con Nicolás Maduro a su lado. Como de costumbre, criticó a la oposición pero también hizo énfasis en otra medida tomada para continuar con la militarización del país. Mientras que los problemas en Venezuela crecen sin cesar, Chávez anunció que llegaron los primeros dos aviones Y-8 de China para la fuerza aérea, adquiridos como parte de una compra por un monto de 352,8 millones de dólares.

El hecho clave en todo esto es que Venezuela no está en guerra ni necesita de un incremento en su fuerza armada. Considerado uno de los países más inseguros del mundo, lo que sí necesita desesperadamente es una solución al problema de delincuencia rampante. Sin embargo, lo que ofreció Chávez en su única aparición esta semana fue una crítica a aquellos que presentan las cifras de homicidios, argumentando que “al final es un pequeño porcentaje los que mueren asesinados.” Dado que el 2011 cerró con más de 19 mil muertes violentas, un comentario así es un insulto a aquellos que han perdido a amigos o familiares a causa de la violencia en Venezuela.

Mientras tanto, otros 13 ex-trabajadores de PDVSA fueron multados ayer por haber participado en el paro de 2002. Ellos se añaden a los otros 50 trabajadores que ya fueron multados y tienen que pagar en promedio cada uno una suma de 119.000 millones de bolívares. Este es uno de los muchos ejemplos que clarifican las prioridades y violaciones del gobierno. Incluso diputados están acudiendo a la Asamblea Nacional acusando al gobierno de Chávez de violar los derechos humanos. El diputado Omar González Moreno utilizó evidencia para sustentar sus argumentos, a través de una lista de periodistas que han sido asesinados, agredidos, encarcelados, exilados y censurados en los últimos 14 años.

Ninguno de los calificativos previamente mencionados forma parte de un gobierno democrático y justo. Chávez lo que busca con sus recientes políticas es garantizar que su revolución continúe, sin importar lo que suceda con el país. Sin duda, el futuro de los venezolanos no es prioridad de su próximo gobierno.

blog comments powered by Disqus