Con la gente sufriendo, Chávez impone su ideología

Foto: EFE

La agenda de Chávez desde su reelección ha sido clara – sumergir a Venezuela aún más en el socialismo y consolidar su poder. Hemos visto a Chávez implementar una ambiciosa agenda de 15 díasanunciando a Nicolás Maduro como su vicepresidente y sucesor aparente; reestructurando su gabinete para que esté compuesto de sus lacayos más confiables; designando a nuevos ministros leales, que están dispuestos a hacer lo que sea necesario para mantener la revolución en marcha después de su muerte, y seleccionando a 23 candidatos para las gobernaciones, muchos de los cuales – al igual que su gabinete – fueron escogidos para promover la militarización del gobierno, acercándolos a Maduro y asegurándose de que el PSUV conserve la revolución después de su muerte.

En el aspecto legal, Chávez ya puesto como prioridad la reestructuración del gobiernoindependientemente de su legalidad – para consolidar aún más su poder. Chávez ha propuesto reducir el poder de los alcaldes y gobernadores y el fortalecimiento del sistema de comunas. Incluso está promoviendo una nueva ley que le da al gobierno la posibilidad de regular la televisión por cable como lo hacen con las estaciones locales ahora. Ahora las cableras tendrían que transmitir cadenas, y sufrir regulaciones de contenido por parte del PSUV. Finalmente, Chávez está fortaleciendo la política que criminaliza las protestas contra el gobierno, además de silenciar a sus críticos.

Por desgracia, mientras que Chávez sumerge a Venezuela en el socialismo, su pueblo está inmerso en los problemas cotidianos que sólo se vuelven peor. Y nuevos informes confirman que la breve luna de miel entre el presidente Chávez y su gente ya está llegando a su fin. Cientos de venezolanos salen a la calle todos los días para protestar por la falta de vivienda, los servicios públicos ineficientes y una de las tasas de criminalidad más altas de América Latina.

Según cifras del Observatorio Venezolano de la Conflictividad Social, ha habido más de 315 protestas en lo que va del mes de octubre. Está claro que a medida que Chávez pretende cimentar su legado, la gente está perdiendo la paciencia con el deterioro de la calidad de vida y la ineficiencia de su gobierno.

Las protestas por el aumento de violencia y asesinatos, la escasez de alimentos y promesas de viviendas incumplidas son comunes. La gente toma las calles para oponerse a los retrasos en los pagos de las obligaciones contractuales por parte de las agencias estatales, la entrega ineficiente de servicios públicos, el alto costo de vida y el deterioro de las carreteras. En efecto, el pueblo de Venezuela está enfáticamente gritando “¡basta!” como nunca antes.

Mientras tanto, el gobierno pretende no caer en cuenta de lo que está sucediendo – en lugar centrándose – como dijo Jaua – en expropiaciones y en profundizar el socialismo. Las universidades son de nuevo un objetivo, así como la educación básica. La necesidad prematura de los sistemas comunales también demuestra la urgencia del gobierno por centralizar el poder.

Chávez pretende fundar su legado como un gran líder, pero ignora las súplicas de su pueblo. ¿Cómo recordará el mundo a un hombre que presionó su ideología sobre las soluciones – a expensas de su pueblo? Si la historia es el juez, no va a ser un tribunal placentero.

Resultados de la Encuesta: ¿Cuál es la mayor debilidad de Maduro?

Foto: S.O.S. Chávez

La semana pasada el nombramiento del Ministro de Relaciones Exteriores Nicolás Maduro a Vicepresidente finalmente acabó con todas las especulaciones sobre quién será el sucesor de Chávez. Sin embargo, las noticias de Maduro como el nuevo Vicepresidente no fueron bien recibidas por todos. Muchos venezolanos no aprueban de la elección; Maduro, después de todo, tiene muchas vulnerabilidades, incluyendo su inexperiencia y conocida fidelidad hacia los Castro. Pero queríamos saber su opinión por lo que les preguntamos en nuestra encuesta, ¿cuál es la mayor debilidad de Maduro?

La gran mayoría de ustedes, 44%, cree que la mayor debilidad de Maduro es su lealtad hacia los cubanos. Maduro es bien conocido por deferir a las exigencias de los Castro, por lo que no es una sorpresa que la mayoría de ustedes estén preocupados de que Maduro mantenga o incluso aumente los miles de millones de dólares en petróleo regalado que Chávez ya está enviando a Cuba cada año. Y dada la revelación de que Maduro pasó algunos de sus años de formación en la isla aprendiendo las prácticas del socialismo, está claro que seguirá siendo leal al régimen de Castro – sin importar cuáles sean sus objetivos.

Mientras tanto, un 18% de ustedes cree que Maduro no tiene la experiencia necesaria para mantener un alto cargo. Maduro es bien conocido por tener poca experiencia como jefe de gobierno, no ha servido como gobernador o incluso alcalde. Su inexperiencia es clara – Chávez le ha asignado Maduro supervisión de proyectos pequeños para introducirlo a las responsabilidades reales de un líder.

Otros, 17%, creen que la ideología inflexible de Maduro es su mayor debilidad. Al igual que Chávez, está más interesado en continuar la revolución socialista que lidiar con los problemas de violencia, inflación e infraestructura que afectan tanto a Venezuela. Algunos de ustedes, 16%, ven la falta de carisma de Maduro como un problema. Es evidente que se ha ganado la confianza de Hugo Chávez, pero no tiene el carisma de su mentor político. Por último, unos pocos de ustedes, 5%, creen que el uso descuidado de los recursos petroleros de Maduro para diplomacia internacional sería su mayor debilidad como Presidente. Mientras que regalarle petróleo a Cuba es, probablemente, la preocupación principal, ellos también temen que Maduro seguirá utilizando el mayor recurso de Venezuela para fortalecer sus alianzas con países como China, Bielorrusia e Irán – no para el beneficio de su propio pueblo.

A pesar de las afirmaciones de Chávez de que está curado, es evidente que Maduro se está preparando para ser el sucesor de Chávez. Esto presentará numerosos desafíos, tanto para Maduro como para el país. Desafortunadamente, no podremos saber cuál será el mayor reto hasta que Maduro sea el Presidente de Venezuela.

Lula: Chávez debería preparar su sucesión

Otro día, otro signo de que Chávez se está muriendo. Muchos han comentado que su reelección el 7-O fue en realidad una victoria para los buitres del PSUV quienes están dispuestos a asumir el control cuando muera. Ahora, el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, un amigo cercano de Chávez, se ha unido a ese consenso.

Lula le ha recomendado públicamente a Chávez que comience a "preparar su sucesión.” Mientras Chávez se va a Cuba para estar con su aliado Fidel en sus últimos días, la declaración pública de Lula es la indicación más clara de que hay planes para asegurarse de que el PSUV continúe en el mandato, incluso después de que Chávez muera. Aunque Chávez siga negando su enfermedad, ya ha comenzado los primeros pasos en una transición – presentando un plan para consolidar el poder del gobierno en el PSUV y nombrando a Nicolás Maduro su Vicepresidente y sucesor aparente. Los comentarios públicos de Lula parecieran ser un intento de legitimar las acciones de Chávez.

Sin importar las negaciones, sin embargo, los mercados financieros han interpretado la declaración de Lula como otra confirmación de la salud decadente de Chávez. Bonos de Venezuela y la compañía petrolera PDVSA han alcanzado niveles récord en las noticias, a medida que los inversionistas esperan que el fin del régimen de Chávez haga de la economía venezolana una más libre y próspera.

Este resultado está lejos de ser seguro. Chávez sigue acercándose a la muerte pero, ahora que ha logrado un nuevo mandato, hará todo lo que pueda para asegurarse de que su ideología siga viva después de que pase.

La línea entre las fuerzas armadas y el gobierno continúa desapareciendo

Foto: Punto Revista

Según la Constitución de 1999, la seguridad pública y las fuerzas armadas deberían ser dos entidades separadas.

Aparentemente, Chávez no comprendió lo que eso en realidad significa.

En su próximo paso tratando de garantizar su mandato, Chávez ha nombrado a Néstor Luis Reverol como su Ministro de Interior y Justica. Reverol es la persona número 14 en tener este trabajo bajo Chávez – pero la primera que es también un oficial activo de las Fuerzas Armadas Nacionales. Aunque también ha habido militares, sus predecesores por lo menos se habían retirado del servicio.

Esto nos lleva a preguntarnos, ¿a quién está Chávez exactamente tratando de proteger? ¿Tiene realmente los mejor intereses de sus ciudadanos en mente – o los suyos?

El razonamiento público de Chávez sobre este nombramiento es que el crimen continúa creciendo. Y mientras Chávez hace excusas, la verdadera razón se debe en gran parte a sus propios fracasos políticos, así como los de Tareck el Aissami, quien ha sido duramente criticado por ser dueño de una empresa de seguridad cuyos beneficios aumentan cuando aumenta la tasa de criminalidad. No obstante, Chávez ha decidido enfocarse en su estrategia militar para mejorar la seguridad pública, una estrategia que le ha dado la distinción lamentable a Caracas de una de las ciudades más peligrosas del mundo.

Y Reverol no es un caso singular de esta participación militar en la seguridad pública. Sus lazos con los militares lo pusieron en buena compañía con los que ya están liderando estos esfuerzos. No cabe duda de que tendrá mucho en común con el general retirado Hugo Carvajal Barrios, ex jefe de la Inteligencia Militar – ahora el Viceministro de Policía.

Sabemos que Chávez está buscando una estrategia para reforzar el apoyo y la influencia de los militares si llega a escoger a un sucesor civil. Y, al mismo tiempo, Chávez lo tiene todo planeado. Él sabe que cuando muera, habrá otra elección. E incluso muerto no va a querer que el poder le sea pasado a la oposición. Al militarizar la seguridad ahora, Chávez está construyendo la fuerza necesaria para sofocar cualquier tipo de desafío al poder del PSUV.

Las elecciones presidenciales han terminado, por ahora

Foto: Alejandro Paredes Pérez

Tomando en cuenta todo lo que hemos dicho acerca del diagnóstico terminal de Hugo Chávez, es probable que los venezolanos estén votando por un nuevo presidente antes de 2018. De acuerdo con la Constitución, cuando el presidente muera, las elecciones se deberán llevar a cabo dentro de 30 días. No estamos seguros de cómo será esa elección, pero la garantía es que el rostro de Chávez, por primera vez en casi dos décadas, no estará presente en la boleta electoral representando a los partidos socialistas. Esto es, por supuesto, asumiendo que Chávez no cambiará la Constitución para evitar una elección después de su muerte.

Pero la falta de presencia de Chávez en la boleta electoral es el mismo factor crucial que estará en juego en las elecciones regionales que se llevarán a cabo el 16 de diciembre. Los miembros del PSUV se estarán lanzando, pero Chávez no. El presidente trabajó durante 14 años incansablemente para asegurarse de que él fuese la cara de su revolución. A través de su carisma, ha tratado de legitimar su consolidación sistemática del poder en un hombre – él mismo. Pero ahora, parece como si esa estrategia hubiese fracasado. Ahora que se está muriendo de cáncer, rápidamente debe legitimar a su sucesor, Maduro, como su heredero aparente en la visión, carisma y liderazgo. Desafortunadamente, la única fortaleza de Maduro es su compromiso con la ideología socialista de Chávez, no el liderazgo, visión o carisma que ha utilizado para vendérsela al pueblo.

Como resultado, Maduro y por lo tanto el futuro de la revolución socialista se enfrentarán a graves obstáculos para permanecer en el poder. Un estudio realizado por el estratega político Jesús Castillo muestra, en efecto, que de Chávez estar ausente de la votación, tendrá un impacto negativo sobre el PSUV en las próximas elecciones.

El estudio revela que el PSUV va a perder hasta el 15 por ciento de los votos en las elecciones gubernamentales por no tener la imagen de Chávez en la boleta. “Con el voto cruzado se pierden simpatizantes de una elección a la otra. El comportamiento es diferente. El éxito de Chávez no arropa a los demás,” afirma Castillo. Esto muestra que una gran mayoría de Chávez sólo apoya a Chávez el hombre – no al partido que dirige.

Si bien las noticias, por supuesto, son un obstáculo para Chávez y el PSUV en las próximas elecciones, pero serán devastadoras para el partido cuando Chávez muera. En la elección del 7-O, Chávez recibió el 55% de los votos, mientras que Capriles recibió el 44%. Si aplicamos la lógica de Castillo a la elección especial que se llevará a cabo después de la muerte de Chávez, el sucesor del paciente Nicolás Maduro, probablemente perderá un porcentaje similar. Esto por sí solo le daría al candidato de la MUD una mayoría. Pero combinando esto con otros factores, tales como una oposición unida enfrentándose a un PSUV fracturado, la creencia de que muchos de los diputados de Chávez son corruptos e incompetentes, la falta de carisma de Maduro, y su record de regalar valiosos recursos petroleros de Venezuela a países como Cuba, está claro que una victoria de la oposición podría estar en el futuro.

Esperen que el presidente tome medidas drásticas para combatir esta realidad. Desgraciadamente para Chávez, 14 años promoviéndose sólo a sí mismo no va a ser modificado en el curso de unos pocos meses.

Preparando al gobierno para la sucesión, un diputado a la vez

Foto: La Nación

Ahora que Hugo Chávez ha sido reelegido, puede usar la poca energía que le queda para preparar al chavismo para que sobreviva sin él. Aunque se niega a admitirlo, el paciente sabe que su vida está llegando a su fin, y que la única manera de garantizar que su Revolución Bolivariana continúe es empezando a preparar los cambios ahora, antes de que sea demasiado tarde. Teniendo en cuenta que expertos como el Dr. Marquina creen que su condición empeorará severamente en diciembre, no es una sorpresa que a sólo un par de días de las elecciones, Chávez comenzara a reorganizar su gobierno.

Su primera y más grande movida fue la elección de Nicolás Maduro como Vicepresidente y sucesor aparente. Como el favorito de los Castro y el aliado de Chávez durante muchos años, la decisión no fue una gran sorpresa. Más tarde anunció a los candidatos para las gobernaciones, premiando a los más leales, y los miembros de alto rango del PSUV a expensas de otros partidos. Aunque esto ya ha empezado a obstaculizar la unidad del PSUV como tal, es una garantía para Chávez de que sus más cercanos aliados y partidarios sean quienes estén en el tarjetón electoral el 16 de diciembre. Chávez, consciente de que su fin está cerca, está tratando de llenar al gobierno de Venezuela con los diputados más parecidos a él antes de que se acabe el tiempo.

Este fin de semana, el presidente hizo su siguiente movida, pero no de la manera que la mayoría se hubiese imaginado. El sábado a la 1pm anunció a seis ministros a través de Twitter. En otra muestra por su deseo de gobernar virtualmente, el paciente confió una vez más en 140 caracteres para anunciar una decisión que afectará drásticamente a Venezuela durante los próximos seis años. Andrés Izarra, como es lógico, ya no será el Ministro de Comunicaciones. Recordemos sólo algunos de los muchos errores que cometió en los últimos meses – públicamente discutiendo con Maduro sobre lo que sería el escenario adecuado para Chávez, y escribiendo el primer obituario público del Comandante. El ministro conocido como el Ministro de la Injusticia, Tareck El Aissami también será sustituido, una movida obvia dado que el Aissami claramente no sabe guardar un secreto: fue él quien anunció prematuramente en mayo que Chávez iba a regresar de Cuba, cuando estaba de hecho demasiado enfermo como para hacerlo.

Más tarde ese mismo día, alrededor de las 6pm, Chávez juramentó al nuevo Vicepresidente y a los seis nuevos ministros en el Palacio de Miraflores. Sorprendentemente, VTV fue el único canal obligado a transmitir este importante evento. La excusa del presidente era que no quería interrumpir los juegos nacionales de béisbol. Los venezolanos aman a su béisbol, todos sabemos eso. Pero la temporada acaba de comenzar, lo que significa que no eran partidos importantes. En segundo lugar, ¿desde cuando tiene Chávez miedo a interrumpir la programación regular? Nunca se preocupó por interrumpir eventos de Capriles durante la campaña electoral.

Si éstas eran sus preocupaciones primordiales, Chávez pudiese haber tenido la ceremonia al principio del día. Sin embargo, como Marquina ha indicado anteriormente, Chávez recibe dosis altas de esteroides y analgésicos en la mañana, lo que le obliga a sacar el máximo provecho de sus apariciones públicas después de las 4 o 5 pm.

Sin embargo, esto no responde a por qué el presidente no quisiera que esta reestructuración del gobierno fuese ampliamente difundida. Esto no suena como el Chávez que conocemos. Parece que simplemente estaba tratando de mantener el anuncio fuera del radar público. Él sabe lo que Maduro representa para Venezuela – su sucesor. Mientras más público se haga ese hecho, más se enfocarán en él los periodistas y analistas. Al emitirlo sólo en VTV, Chávez esperaba evitar recordarles a muchos – incluyendo a sus opositores – que su cáncer es terminal y que ha elegido al próximo candidato socialista para que se lance para la presidencia cuando muera.

Desafortunadamente para el Comandante, las excusas simplemente no funcionaron esta vez. Estamos conscientes de que Maduro será su sucesor, de que Chávez no tiene mucho más tiempo para vivir, y que está tratando de llevar a cabo una rápida transformación del gobierno para mantener su revolución con vida. El tiempo dirá si tiene éxito…